Instituto Montoya Noticias

Con éxito se realizó Jornada Anual de Formación Teológica en el Instituto Montoya

Con éxito se realizó Jornada Anual de Formación Teológica en el Instituto Montoya

El viernes 5 de octubre del corriente año, en el Aula Magna y con retransmisión al Aula 106 del Instituto Superior Antonio Ruiz de Montoya (ISARM), se llevó a cabo la 1era Jornada Anual de Formación Teológica, organizada por el Centro de Teología y Filosofía y el Rectorado de la citada Casa de Estudios Superiores, con la Sociedad Argentina de Teología.

Presidieron la apertura de la actividad el Obispo de la Diócesis de Posadas, Monseñor Juan Rubén Martínez; los invitados especiales y disertantes de la jornada, el Presbítero Doctor Omar César Albado y el Presbítero Doctor Carlos Alejandro Bertolini; el Presbítero y Licenciado Sebastián Escalante, Coordinador del Centro de Filosofía y Teología y del Profesorado en Ciencias Sagradas del ISARM; la Rectora, Magíster María Eva Lescano de Borkoski, Presidente de la Junta de Educación Católica. Asimismo, estuvieron presentes la Vicerrectora de esta Casa de Estudios Superiores, Licenciada Natalia Kuperman; la Secretaria Académica, Licenciada Silvia Zuzaniuk; y la Directora de Capacitación, Licenciada Patricia Gervasoni, junto a sacerdotes, religiosos y religiosas, diáconos, seminaristas, docentes y laicos, que sumaron un total de 150 participantes.

La oración inicial fue guiada por el Presbítero Miguel Ángel Moura, Asesor Espiritual del Montoya. Invitó a pedir a Dios que “nos ayude a dejar sorprendernos durante la jornada. Ya dimos el primer paso, estamos aquí, para seguir formándonos. Dejémonos sorprender e iluminar”. Seguidamente, invitó a detenerse en el punto 175 de la Exhortación Apostólica “Gaudete et Exsultate”, del Papa Francisco, el cual dice “Cuando escrutamos ante Dios los caminos de la vida, no hay espacios que queden excluidos. En todos los aspectos de la existencia podemos seguir creciendo y entregarle algo más a Dios, aun en aquellos donde experimentamos las dificultades más fuertes. Pero hace falta pedirle al Espíritu Santo que nos libere y que expulse ese miedo que nos lleva a vedarle su entrada en algunos aspectos de la propia vida. El que lo pide todo también lo da todo, y no quiere entrar en nosotros para mutilar o debilitar sino para plenificar. Esto nos hace ver que el discernimiento no es un autoanálisis ensimismado, una introspección egoísta, sino una verdadera salida de nosotros mismos hacia el misterio de Dios, que nos ayuda a vivir la misión a la cual nos ha llamado para el bien de los hermanos. Pedimos esta gracia seguir creciendo y que el Espíritu Santo siga haciendo en nosotros su obra”. Invitó también a realizar la oración del Padre Nuestro, e invocó al Señor para que bendiga a todos los presentes y los acompañe a lo largo de la jornada.

El Presbítero y Licenciado Sebastián Escalante fue el encargado de dar la bienvenida a los presentes. El sacerdote remarcó que la participación de la gente superó amplia y felizmente las expectativas que se tenían, “esto revela el interés en seguir profundizando y actualizándonos en temáticas que tienen que ver con la reflexión de la teología […]Así que celebro la participación masiva en esta que quiere ser la primera de, ojalá, muchas jornadas de formación hacia adelante […]”. Habló también de los cambios sociales que se están dando en este tiempo y que requieren que las reflexiones que se realizan en relación con ellos sean más agudas aún y los cambios deben ser también “acompañados desde un humanismo más profundo, desde los valores[…], porque si no corremos el riesgo que el materialismo imperante, la cultura del descarte, nos pase por encima y estas son instancias de formación que nos pueden ayudar a ver los desafíos actuales y a tratar de dar respuestas desde lo que somos[…]”.

La primera disertación, se llevó a cabo a la mañana, estuvo a cargo del Presbítero Doctor Omar César Albadosobre la “relación de la Cristología con la VeritatisGaudium, escrita por el Papa Francisco”. El padre Albado explicó que decidieron trabajar de esta manera con el padre Bertolini, ya que muchas veces la explicación de un documento de la Iglesia sin una relación con la cotidianeidad o con la Cristología misma, suele no comprenderse.

Recalcó que la intención de la VeritatisGaudium, particularmente en su  proemio, atraviesa al Pontificado de Francisco manifiesta: “Queremos ver a Jesús”,“La identidad más profunda tiene que ver con aquel en quien pusimos nuestra esperanza, a Jesús que lo engloba todo”.

El sacerdote planteó que “tenemos que superar ese divorcio entre Teología y pastoral […]generar espacios para que ese diálogo, ese ida y vuelta se pueda dar. Sin perder ninguno su propio status científico, sin ceder. Estar atentos, que sería una primera actitud muy teológica o muy humana, o sea escuchar. El fundamento de la misma Biblia está basado en eso, en escuchar, por eso dice `Escucha Israel´.”

Aseveró que los cambios culturales han sido muy vertiginosos. “La cuestión cultural también modifica la manera de pensar la Teología, no podemos ignorar lo que pasa alrededor porque nosotros estamos atravesados, y si no pensamos eso pasa entonces que separamos Teología y Vida, y de repente pienso de Dios, Jesucristo y la Virgen de una forma, y actúo de otro modo”.  En este contexto señaló que “un gran desafío es que la Teología tenga incidencia social, y plantear donde ponerlo en práctica, llevarlo a lo público y pensar cómo actuar en eso. Por ejemplo que los consagrados se involucren más en los medios de comunicación”.Es decir, “crecer a nivel social y a nivel personal implica a la Teología el esfuerzo por salir. Mantener el diálogo en un ámbito más público y que tenga sentido para la sociedad en la que vivimos[…]crear espacios que no sean fragmentaciones opuestas.”

La segunda conferencia se realizó a la tarde, el tema abordado fue “La relación de la Pneumatología en diálogo con la Gaudete et Exsultate” y estuvo a cargo de Presbítero Doctor Carlos Alejandro Bertolini. En el inicio de su disertación mencionó a las distintas encíclicas del Papa Francisco, “estos documentos giran en torno a aquello que puede faltar en la cultura contemporánea.”

En el último documento resaltó que Francisco propone “construir la Santidad”, desarmar la idea de santidad en lo que originalmente era. “En los últimos siglos del cristianismo por distintas razones la Iglesia hacía que la propuesta de la santidad sea algo como decirte que si vos querés ser santo, entonces tendrás que empeñar tu humanidad, era como que estar cerca de Dios era renunciar a todo lo lindo, y a todo lo bueno” pero con el tiempo la Teología cambió, con el Concilio del Vaticano II.

Sin embargo, “pareciera que la santidad no es algo apetecible, en realidad es una caricatura de lo humano, pasamos de la virtud al beaterio, que es lo ´santurrón´ lo que pretende ser religioso y termina siendo inhumano”.

Planteó a la santidad como un proceso de humanización. “El santo es aquel que es más persona que ninguna, que logra sacar la mejor versión de sí misma[…]la santidad es la gozosa plenitud humana.”

Esta capacitación se originó a fin de ofrecer un espacio de formación y reflexión a la luz de los aportes que ofrecieron los disertantes en el marco de la situación contemporánea.

Al finalizar cada una de las conferencias, se habilitó un espacio de preguntas. Y las autoridades del ISARM entregaron obsequios en gratitud por las enseñanzas recibidas.

Como cierre de la jornada se compartió la celebración de la Santa Misa en acción de gracias.

 

Los Presbíteros y Doctores Albado y Bertolini junto a las autoridades del Instituto Montoya.

 

Gentileza: Mirta Prokopiw

Dirección de Prensa y Comunicación Institucional
Instituto Superior “Antonio Ruiz de Montoya”
Ayacucho 1962 – Posadas – Misiones – Argentina

About Author

Admin